Contra la represión y por una democracia real: Huelga Social 3O

Ante los hechos ocurridos ayer, 1 de octubre, en diferentes colegios electorales y calles de Catalunya, el Sindicat de Llogaters i Llogateres (SLL) quiere manifestar lo siguiente:

  • No puede haber nunca una solución policial a un problema político. La brutalidad de ayer por parte de diferentes cuerpos policiales eleva el autoritarismo del Estado a un nivel inaceptable para cualquier sector de la sociedad.
  • Desde los movimientos sociales sabemos muy bien que legal y legítimo no son la misma cosa. Lo aprendimos con el 15-M y la batalla contra los desahucios de la PAH y otros colectivos de barrio. Los derechos no existen solo porque estén escritos, sino que se han de ejercer. Una vez más se ha demostrado que la sociedad, la gente activada y apoderada, va un paso por delante de las leyes: ha sido la autoorganización de la gente, en comités de defensa del referéndum, lo que ha permitido la apertura de los colegios defendidos desde viernes por la tarde y durante toda la jornada electoral.
  • El SLL es una organización que defiende el derecho a la vivienda mediante la autoorganizacion de las inquilinas e inquilinos. Formamos parte de él gente de diferentes sensibilidades políticas. Pero entendemos que ante estos hechos excepcionales, ni nosotros ni nadie, nos podemos quedar al margen. Por eso nos sumamos a la convocatoria de huelga general de mañana, día 3 de octubre, entendiéndola como una movilización legítima ante los graves acontecimientos ocurridos.
  • Ahora bien, la soberanía no solo pasa por garantizar las libertades políticas: sobre todo pasa por garantizar la base material sobre la cual se constituye la autonomía individual y colectiva en una sociedad con verdadera justicia social. Además de la defensa de las libertades democráticas, creemos que hay que dotar la huelga de un contenido social y de ruptura con el ciclo neoliberal, caracterizado por recortes sociales que han agravado la desigualdad social existente antes de la crisis económica.
  • En Catalunya, la desigualdad y la falta de democracia real no provienen solo de la explotación laboral: hoy en día, la especulación inmobiliaria es una de sus principales causas. Digámoslo claramente: un país donde la población destina la mitad del salario a pagar un alquiler es un país estrangulado, sin capacidad para construir proyectos de futuro. Es por este motivo que la huelga general de mañana, así como todas las futuras movilizaciones en clave democrática, deben tener el derecho a la vivienda y a la ciudad en el centro, para dotarlas de un carácter realmente transformador.

Animamos a todo el mundo a participar en las asambleas convocadas en sus centros de trabajo. En las escaleras de vecinos! En los barrios y en los comités en defensa del referéndum!

3-O huelga general!