2 años de acoso, ¡y ahora la quieren desahuciar!

Aurora y su hija llevan 5 años viviendo en un piso de alquiler en Mercat Nou y 2 años aguantando el acoso de la propietaria Svetlana Bogdanova, una mujer que cuenta con 5 viviendas de propiedad.

Todo empezó en 2017, cuando estaba a punto de finalizar su contrato de alquiler de 3 años y la propiedad le pidió a la Aurora un aumento de la renta mensual: de 550 a 600 €. Aurora aceptó el aumento y le pidió que reparara algunos elementos de la casa que estaban en mal estado, especialmente el calentador de agua. Pero la propiedad se negó e inició una discusión que se convirtió en dos años de acoso hacia Aurora.

Amenazas, visitas de agentes inmobiliarios, cortes de agua e incluso una explosión por el mal estado del calentador de agua. El contrato de alquiler de Aurora se prorrogó automáticamente por un año (3+1) y a pesar de ello Svetlana Bogdanova no la dejó vivir tranquila: «Si no te vas te echo». Publicó el mismo piso en alquiler en internet. Le cortó el agua de manera absolutamente ilegal. E incluso, un domingo al atardecer, aparecieron unos matones para extorsionarla.

Aurora lleva más de 2 años en el Sindicato de Inquilinas y ha decidido luchar para defender su casa. Aurora ha denunciado el acoso y las extorsiones que ha sufrido, pero sus denuncias o bien se han archivado o todavía están pendientes de resolver. La propiedad también la denunció por estar fuera de contrato, y el 9 de julio Aurora hará frente, junto a las vecinas del Grupo de Vivienda de Sants y del Sindicato de Inquilinas, a su primer desahucio.

En el Sindicato de Inquilinas cada día nos enfrentamos a diferentes situaciones, con un denominador común: compañeras a quienes quieren subir el alquiler o echar de casa. Y nosotros siempre tenemos la misma respuesta: apoyo mutuo y lucha por el derecho a la vivienda. El martes pararemos el primer desahucio de Aurora y en unos meses pararemos el siguiente, y todos los que vengan.

Porque la vivienda es un derecho, no una mercancía.

Porque los propietarios, ya sean grandes o pequeños, ¡tienen que dejar de abusar de la vida de las inquilinas!

Si continues navegant per aquest lloc web, acceptes utilitzar les galetes. Més informació.

La configuració de les galetes d'aquesta web està definida com a "permet galetes" per poder oferir-te una millor experiència de navegació. Si continues utilitzant aquest lloc web sense canviar la configuració de galetes o bé cliques a "Acceptar" entendrem que hi estàs d'acord.

Tanca