¡La Colonia Bausili se queda!

Las 4 vecinas de la Colonia Bausili amenazadas de expulsión por la finalización de su contrato de alquiler han conseguido la renovación hasta diciembre del 2019. Hasta enero de este año la nueva propiedad desde el 2016, la inmobiliaria Global Blue Center S.L. había expulsado a todas las inquilinas al acabar sus contratos y tapiado las viviendas. Por eso, las vecinas a quienes vencía el contrato durante el 2018 se acercaron al Sindicat de Llogaters al recibir el burofax donde se los comunicaba la rescisión de sus contratos. Lo hicieron acompañadas por las vecinas de renta antigua (un total de 9 contratos) que estaban preocupadas por la poca información en torno a la modificación urbanística de la Marina del Prat Vermell, que prevé el derribo de la Colonia Bausili desde hace más de 10 años.

Ahora, después de meses de negociación con la propiedad, de incontables asambleas vecinales y de una lucha diaria y con tres de los cuatro pisos durante unos meses fuera de contrato, se ha detenido la expulsión de todas las inquilinas que han luchado para quedarse en su casa. Se trata de un total de 8 inquilinas en estos cuatro pisos: dos personas mayores y una adulta que viven en solitario y una pareja joven con dos niños (uno de ellos nacido éste mismo año). Dentro de este proceso de lucha, los vecinos de la Colonia Bausili también se reunieron con el Ayuntamiento para exigirle el compromiso de mantenerlos informados de los avances que se produzcan en la transformación urbanística de su barrio y el realojo de las inquilinas de renta antigua cuando llegue el momento. Del mismo modo, se ha puesto sobre la mesa la posibilidad de proteger la Colonia, uno de los últimos vestigios de la arquitectura industrial de principios del siglo XX en el litoral barcelonés,  del mismo modo que se hecho con la barriada Plus Ultra.

La asamblea de vecinos de la Colonia Bausili continuará luchando para que los vecinos con contratos eventuales se puedan quedar hasta el último día antes del derribo, si finalmente no se puede evitar. Del mismo modo, continuarán trabajando junto al Sindicat de Llogaters como hasta ahora, para que se puedan quedar en el barrio, pase lo que pase con la Colonia, con alquileres asequibles e involucrando tanto la propiedad como la administración pública en una solución a largo plazo.

Ésta victoria ha reforzado su convicción de que la unión hace la fuerza, y a partir de ahora estarán vigilantes que todo el proceso de realojo se haga respetando los derechos de los inquilinos y atendiendo a las necesidades de movilidad de las personas mayores que viven a la Colonia.

Si continues navegant per aquest lloc web, acceptes utilitzar les galetes. Més informació.

La configuració de les galetes d'aquesta web està definida com a "permet galetes" per poder oferir-te una millor experiència de navegació. Si continues utilitzant aquest lloc web sense canviar la configuració de galetes o bé cliques a "Acceptar" entendrem que hi estàs d'acord.

Tanca