La ONU recomienda regular los precios del alquiler

El último informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) responde a la grave crisis de vivienda internacional. Una crisis sin precedentes. El informe apunta a tres causas estructurales: 

  1. La mayor desigualdad económica.
  2. El mayor peso de los mercados financieros en el mercado de la vivienda.
  3. Los sistemas de bienestar que priorizan a la vivienda como una mercancía.

El dominio sin precedentes que las entidades financieras tienen sobre los sistemas de vivienda es una de las causas principales que señala el informe. Para los especuladores la crisis de vivienda de 2008 ha generado una enorme oportunidad para ganar dinero a consta de las personas que perdían sus hogares. La financiarización de nuestras economías (siendo la vivienda un elemento fundamental del proceso) ha aumentado la desigualdad y ha hipermercantilizado las viviendas. Es decir, las viviendas cada vez se tratan más como un “activo financiero” con el que los inversores especulan en los mercados financieros, en lugar de protegerse como bienes de los que depende el derecho a tener un hogar. 

El informe refleja perfectamente el proceso de especulación que se ha vivido en España: miles de personas pierden su vivienda por no poder pagar la hipoteca, se hunden las economías y los precios caen a mínimos; los bancos venden las viviendas a precio de saldo a los fondos buitre (Azora, Blackstone, Cerberus, etc.) y éstos, estratégicamente, las devuelven al mercado, con subidas de precios salvajes, provocando la burbuja que vivimos ahora.  

Este punto es muy importante: las inversiones especulativas son la causa de las subidas en los precios, no es una cuestión de oferta y demanda, tal y como propaga el sector privado. Los inversores buscan “aparcar el capital” en las viviendas y buscar rentabilidad, subiendo los precios de las viviendas y haciendo que cada vez sean menos asequibles.

¿Qué dice la ONU frente a la crisis de la vivienda?

Este organismo internacional en ningún momento señala al mercado y al sector privado como actores válidos para resolver la crisis habitacional, con medidas como la construcción de más vivienda o incentivos para dinamizar el mercado, como algunos señalan. 

La ONU advierte que la fórmula para resolver la crisis de la vivienda es “una respuesta basada en los derechos humanos. Es decir, apunta a los Estados para que intervengan sobre el mercado de la vivienda y apliquen medidas que limiten los beneficios de los promotores o de los grandes propietarios en favor del interés general. En otras palabras, los especuladores deben limitar sus beneficios para poder garantizar el derecho a la vivienda. Esto significa cuestionar todo el modelo inmobiliario y pensar la vivienda desde la perspectiva de los derechos sociales.

En definitiva, el informe deja claro que los Estado deberían poner todos sus esfuerzos para estabilizar y controlar los mercados de vivienda. Ahora toca intervenir los mercados pero poniendo el derecho a la vivienda como eje principal desde el que desarrollar políticas sociales y económicas. ¿Con qué medidas? El informe recomienda: regular el precio de los alquileres (como Dinamarca, Alemania o Austria), sancionar la vivienda vacía y prohibir los desahucios sin alternativaEl informe completo tiene muchísimos más puntos interesantes y recomendaciones. Lo podéis descargar en este enlace.

 

*** Este artículo, así como todo lo que hemos logrado, sería imposible sin las 2.000 familias afiliadas al Sindicato. Necesitamos seguir creciendo para impulsar el cambio. Da igual si tienes tu casa en propiedad o vives de alquiler: si estás a favor del derecho a la vivienda, súmate.

Si continuas navegando por este sitio web aceptas las galletas. Más información

La configuración de las galletas de este web está definida como "permite galletas" para poder ofrecerte una mejor experiencia de navegación. Si continuas utilizando este sitio sin canviar la configuración de galletas o bien haces clic en "Apceptar" entendemos que estás de acuerdo.
Política de cookies

Tanca