Basta de criminalizar a las defensoras del derecho a la vivienda. Livia, Juan, y Pablo: estamos con vosotros!

El jueves 13 de mayo, se ha celebrado un juicio injusto contra dos inquilinas afiliadas al Sindicato de Inquilinas y Sindicato de Vivienda de Gracia. Lívia, Juan y un compañero del movimiento por la vivienda, Pablo. Después de desahuciar la Lívia, Juan y sus tres hijos del piso donde habían vivido los últimos 12 años, la rentista ha continuado castigando y persiguiendo judicialmente a los inquilinos, por el simple hecho de haber protestado y resistido a un aumento abusivo de precio que, hoy en día, gracias a la Ley 11/2020 de moderación y contención de rentas, estaría prohibido. Ante este hecho injusto, las militantes y defensoras del derecho a la vivienda nos hemos concentrado en apoyo en las encausadas, y en contra de la represión rentista que sufren cada vez más aquellas que se organizan para poner freno a la explotación.

Lívia y Juan son un ejemplo de valentía y dignidad para todo el movimiento en defensa del derecho a la vivienda. Después de estar más de 12 años pagando 1000 euros mensuales a su arrendadora, una rentista gran tenedora con más de 15 propiedades, la pareja inquilina se negó a aceptar un aumento de precio injustificado y abusivo de 300 euros, que no se podían permitir a pesar de disponer de salarios estables. Después de muchos intentos frustrados de sentar a negociar con la propiedad unas condiciones más razonables por el nuevo contrato de alquiler, y viendo como llegaba la fecha del desahucio, las inquilinas se organizaron y, por la vía de la desobediencia civil pacífica y la protesta hicieron sentir su voz, que en aquel momento representaba a millones de inquilinas y locatarios de todo el estado: cómo puede ser que después de décadas pagando rentas, se pueda subir el alquiler hasta límites asfixiantes? Cómo puede ser que las leyes permitan desahuciar a una familia que siempre ha cumplido con sus obligaciones contractuales?

Organizadas a través del Sindicato de inquilinas, y del Sindicato de Vivienda de Gracia, la protesta fue creciente, y se hizo viral a nivel mediático: era un claro ejemplo de la impunidad de las prácticas depredadoras del rendisme, no solo de fondo de inversión, sino también por parte de buitres con nombres y apellidos, que, protegidos por una legalidad injusta, pueden deshacerse de las inquilinas como quienes se deshace del calzado viejo. La lucha de la Lívia y lo Juan, a pesar de llegar al desahucio, pero, fue una gran victoria para el movimiento por el derecho a la vivienda: un ejemplo de resistencia y unión, y unos locatarios valientes que abrieron el camino porque, en el ninguno de unos meses, se aprobara por mayoría en el Parlamento de Cataluña la ley 11/2020, que finalmente prohíbe estas subidas de precio abusivas, y pose, por fin, freno al rendisme desbocado.

Hoy, nos hemos concentrado en apoyo en nuestras compañeras y también para denunciar la represión que el rendisme ejerce sobre las defensoras del derecho a la vivienda: no solo nos desahucian y nos estrangulan, sino que también nos quieren prohibir protestar, organizarnos y sindicarnos. Pero siguiendo la estrella de la Lívia, Juan y lo Pablo, no pararemos: seguiremos creciendo, seguiremos luchando, y estaremos cada vez más organizadas. Nos quieren asustar, pero no lo conseguirán.

Desde el Sindicat de Llogateres queremos agradecer a la Lívia, Juan y lo Pablo, a todas las vecinas, a las afiliadas, a cada uno de los sindicatos de vivienda, xarxes, PAH’s y a las organizaciones sociales que siempre están allí, el poder compartir esta lucha. Pero sobre todo, queremos agradecer a todas las personas valientes que deciden plantarse ante los abusos. Es gracias a ellas que seguimos conquistando derechos.

Si continuas navegando por este sitio web aceptas las galletas. Más información

La configuración de las galletas de este web está definida como "permite galletas" para poder ofrecerte una mejor experiencia de navegación. Si continuas utilizando este sitio sin canviar la configuración de galletas o bien haces clic en "Apceptar" entendemos que estás de acuerdo.
Política de cookies

Tanca