Roger de Flor 209 lleva 2 años luchando contra los desahucios

Hoy le tocaba a Nanci, una joven con dos hijos que vive a Roger de Flor 209. Ante el aviso de desahucio que tenía previsto para hoy, 15 de febrero, no hizo ni las maletas. Sabía que la cincuentena de vecinas que viven en su bloque saldría a la calle y pararía el lanzamiento junto con compañeras del Sindicat de Llogateres, la Oficina d’Habitatge de Gracia y la PAH. El desahucio se ha parado.

El Bloc de Roger de Flor lleva organizado desde el 2017, cuando su propietaria murió y los herederos decidieron vender el edificio entero, de propiedad vertical, con 28 pisos y una cincuentena de vecinos. Topal Trade fue la empresa que lo compró, ahora llamada Rontzerius SL, y decidió no renovar ningún contrato de alquiler de los habitantes del edificio, a pesar de que muchos de ellos llevaban hasta 30 años viviendo.

Rontzerius SL se ha negado a negociar con los habitantes del Bloc pero el vecindario se ha organizado y ha decidido luchar y resistir para quedarse en casa suya. Exigen una moratoria de cinco años en la extinción de los contratos, alquileres sociales, que la propiedad se haga cargo del mantenimiento del edificio y que se paren todos los procesos de desahucios.

Para conseguirlo han iniciado una campaña de presión y han hecho algunas acciones. El pasado 8 de noviembre, por ejemplo, fueron al despacho de abogados de Rontzerius SL para forzar una negociación y el mismo mes okuparon uno de los pisos que se había quedado vacío en el edificio para dar techo a dos vecinas más. Además el vecindario se está organizando para parar cada uno de los desahucios que ya se están sentenciando a raiz de la finalización de los contratos de alquiler y la negativa de las habitantes de perder su hogar.

Cada unidad familiar de las 28 que viven en Roger de Flor se encuentra en un proceso diferente. Por ejemplo, 5 pisos tienen contrato indefinido, mientras que en la mayoría ya se han iniciado procesos judiciales por finalización del contrato. De hecho, algunas vecinas ya tienen fecha de lanzamiento fijada pero juntas tienen previsto parar todos los desahucios hasta que la propiedad o servicios sociales les de una alternativa habitacional. Hace dos meses se paró colectivamente el desahucio de Rafa, vecino del quinto piso y hoy, se ha parado el de Nancy y sus hijos.

Cada vez son más las comunidades de vecinas que se organizan para presionar la propiedad de sus fincas y que les mejoren las condiciones durante la renovación de los contratos de alquiler. Son muchos los casos en que la autoorganización de las escaleras y su vínculo con sindicatos de vivienda como el Sindicat de Llogateres han conseguido grandes victorias ante el afán especulador de fondos de inversión y grandes propietarios que adquieren edificios enteros con la intención de echar al vecindario para poder reformar los pisos y alquilarlos a precios muy altos. Por eso recordamos y animamos a todas las comunidades de vecinos a que se organicen para defender sus hogares ante posibles abusos por parte de la propiedad.

Si continuas navegando por este sitio web aceptas las galletas. Más información

La configuración de las galletas de este web está definida como "permite galletas" para poder ofrecerte una mejor experiencia de navegación. Si continuas utilizando este sitio sin canviar la configuración de galletas o bien haces clic en "Apceptar" entendemos que estás de acuerdo.
Política de cookies

Tanca