Nuevo acuerdo de alquiler asequible entre una pequeña propietaria y el Sindicato de Inquilinas

Roxana, vecina de Cornellà, vive en el mismo hogar desde hace más de 6 años. En junio de 2018, finalizó su contrato de alquiler. En medio de la fiebre de la especulación inmobiliaria (que en ningún caso se limita a Barcelona), la propiedad quería doblar el precio del alquiler: una subida que Roxana, con unos bajos ingresos y en una situación laboral inestable, no podía asumir.

Además de encontrarse a las puertas de un desahucio, Roxana tuvo que enfrentarse a la violencia machista y a un proceso de divorcio doloroso, en el que el ex-marido utilizó los cortes de suministros (agua en pleno verano; gas en invierno) como una forma más de maltrato. Ante tal hostilidad, Roxana pensó en marcharse del piso, pero las inmobiliarias a las que acudió no le quisieron conceder un piso por causa de su origen extranjero, siendo un ejemplo más de xenofobia y racismo inmobiliario que tanto se repiten.

La situación de Roxana dió un giro de 180 grados cuando acudió al Sindicat de Llogateres. Se afilió. Empezó a participar en la asamblea de inquilinas. Decidió no rendirse ni resignarse a marcharse del piso. Y se unió a la campaña #EnsQuedem (#NosQuedamos). Compartiendo y combatiendo sus problemas desde el colectivo, Roxana sabía que no estaba sola: la ansiedad, la depresión y el insomnio se desvanecían a medida que aumentaba la solidaridad y su empoderamiento.

La mediación del Sindicato entre Roxana y su arrendadora fue un éxito. La propietaria -antes que ser cómplice de la especulación, del racismo y el machismo que sufría Roxana- se mostró receptiva y quiso negociar: reconsideró el precio de la renta, llegando a un acuerdo que respondiera a las necesidades de las dos. En definitiva, la arrendadora supo estar a la altura de la crisis residencial que sufren ciudades como Barcelona.

Tras un año y cinco meses fuera de contrato, Roxana firmó el pasado 23 de diciembre de 2019 un nuevo contrato de 5 años con un alquiler de 600€ mensuales. Una estabilidad y una asequibilidad de acuerdo con su realidad que no había imaginado hasta que se unió al Sindicato. El mejor regalo para estas Fiestas.

Roxana llegó a la asamblea del Sindicato hace más de un año con la desesperación y el miedo de perder su hogar. Hoy es una de nuestras compañeras más fuertes y activas, apoyando a la gente cada semana en las asambleas y acciones para luchar por los derechos de los demás. 

Com dice ella misma, la mejor terapia es el Sindicato. Súmate y apoya la vivenda sin excusas:

Si continuas navegando por este sitio web aceptas las galletas. Más información

La configuración de las galletas de este web está definida como "permite galletas" para poder ofrecerte una mejor experiencia de navegación. Si continuas utilizando este sitio sin canviar la configuración de galletas o bien haces clic en "Apceptar" entendemos que estás de acuerdo.
Política de cookies

Tanca