Un desahucio cada 12 minutos

Acaban de salir publicados los datos oficiales del Consejo General del Poder Judicial, sobre desahucios entre 1 julio y 30 setiembre de 2019. A partir de los datos presentados en el Informe sobre los gama de proyectores la crisis en los órganos judicialesI, hay que subrayar lo siguiente:

  • Cada 12 minutos se desahucia a una familia en el conjunto del Estado español.
  • Prácticamente el 70% de los desahucios son causados ​​por la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU). Una legislación que permite subidas de precio sin límite y expulsiones sin ningún tipo de justificación, a diferencia de lo que sucede en muchos países del entorno europeo.
  • Cataluña lidera la tabla: casi uno de cada cuatro desahucios por la LAU se han ejecutado en Cataluña. Esto es sobre todo por un motivo: hay un porcentaje mucho más elevado de población que vive de alquiler en Cataluña, y que por lo tanto es más vulnerable a esta ley.
  • Sin embargo hay una disminución del 7,7% respecto al año anterior, causado en parte por la fuerza del movimiento por la vivienda.

En el caso del Sindicato de Inquilinos, el trabajo preventivo ha tenido un impacto nada desdeñable: especialmente el que ha conseguido más de 1.000 renovaciones a precio asequible durante el último año. Hay que tener en cuenta, además, que este dato no incorpora a toda la población que se ha podido beneficiar indirectamente de esta lucha colectiva.

  • Algunas fuentes hablan de «mínimos históricos», pero esto se debe a que se está comparando con la cifra de 2013, año en que el CGPJ inició los registros. En términos realmente históricos, la cifra es altísima, propia de la brutal emergencia habitacional que empezó hace 10 años.

Estos datos conducen a dos conclusiones. La primera es que es absolutamente urgente regular el mercado del alquiler, no en beneficio de la minoría privilegiada que está especulando con la vivienda, sino en beneficio de una mayoría social que padece una enorme precariedad residencial. Hablamos de una población en torno a los 12 millones. Por una parte, resulta fundamental vincular el precio del alquiler a los salarios, para que baje, y no suponga más del 30% de lo que ingresan los hogares. Por otra parte, hay que hacer que los contratos de alquiler se renueven automáticamente, a no ser que el arrendador necesite la vivienda, o que el inquilino haya incumplido sus obligaciones de forma flagrante. Son solo algunas de nuestras propuestas, pero se trata de medidas perfectamente factibles: que tendrían un impacto inmediato en las vidas de 12 millones de personas, que no costarían ni un céntimo al erario, y que se inspiran en otras legislaciones europeas.

La segunda conclusión es que resulta fundamental que la ciudadanía siga organizándose si queremos conseguir estos objetivos. El Sindicato ya cuenta con 2.000 hogares afiliados, pero necesitamos seguir ampliando nuestra base social si queremos garantizar el derecho a la vivienda y a una vida digna. ¡Súmate!

 

Si continuas navegando por este sitio web aceptas las galletas. Más información

La configuración de las galletas de este web está definida como "permite galletas" para poder ofrecerte una mejor experiencia de navegación. Si continuas utilizando este sitio sin canviar la configuración de galletas o bien haces clic en "Apceptar" entendemos que estás de acuerdo.
Política de cookies

Tanca